Retablos

Tres de los retablo fueron realizados a mediados del S.XVIII siguiendo las características del barroco- rococo imperante en la época. Los dos menores se encuentran en los laterales de la nave, ya cerca del presbiterio.

El retablo apoyado en el muro norte está dedicado al Santo Cristo. Con predela, un único cuerpo y ático que muestra un escudo con los símbolos de la pasión, su ornamentación se basa en formas vegetales, florales y querubines, algo muy típico en ese momento. Arquitectónicamente destaca el uso de dos columnas ajarronadas y dos estípites laterales que sostienen el entablamento sobre el que descansa el ático semicircular. La hornacina reservada a la imagen del Cristo es lobulada, correspondiendo esos lóbulos a cada una de las extremidades superiores del Hijo de Dios.

 La advocación del retablo situado al sur es la Inmaculada Concepción. Realizado por el mismo autor, mantiene las misma características, variando solamente la ornamentación del ático ( que hace alusión a la coronación de la Virgen) y la presencia del Espíritu Santo sobre la hornacina que alberga la imagen de la Inmaculada.

En la capilla mayor contemplamos la imagen de Nuestra Señora de la Expectación, patrona de las gentes de La Campañana. El retablo en el que se encuentra responde a la siguiente descripción: en el banco, una serie de mensulas decoradas con rollizos niños desnudos, sostienen las columnas ajarronadas que dividen en tres calles el único cuerpo del retablo. Las calles laterales contienen dentro de unas hornacinas aveneradas las imagenes de San Jose y Santa Barbara, reservando la central  a un habitáculo de mayor tamaño en el que se muestra la talla de la Expectación, tras unos cortinajes recogidos por dos angeles. Bajo ella, se dispone el sagrario-expositor.  Una cornisa sostenida por las columnas mencionadas anteriormente, da paso al ático donde, sobre la calle central, se divisa  el Calvario.

Pero, aunque quizás ustedes no piensen lo mismo, para mí, el retablo que se encuentra cerca del baptisterio es el más interesante. Anterior a los otros tres, formaría parte de esas piezas de transición estilística entre el S.XVI y S. XVII, aunque realizado en este último siglo, y repintado posteriormente durante el Neoclasicimo, momento en el que imperaba el gusto por los acabados marmoleos. Presenta: predela, un cuerpo y ático.

En la predela encontramos representados a cuatro de los apóstoles en las basas sobre las que descansas las columnas dóricas con fuste estriado que dividen el primer cuerpo en tres calles. Los relieves laterales representan a San Juan Bautista y la Visitación. La calle central alberga el sagrario, en cuya puerta es representado Cristo resucitado, y en los laterales San Pedro y San Pablo.  Sobre él, observamos un añadido posterior, de forma semi-hexagonal, en cuya tabla frontal se representa a Cristo Crucificado, acompañado en las tablas laterales por San Miguel y San Antonio de Padua.

El ático, dividido también en tres calles por unas pilastras que sostienen la cornisa superior por medio de una serie de ménsulas, presenta en los laterales a la Virgen María y al Arcangel San Gabriel, por lo que estariamos hablando de la Anunciación. La hornacina central probablemente albergaría en su momento un Calvario, pero hoy en día custodia un sencilla talla de Santa Apolonia. Todo ello es rematado por un pequeño frontón decorado con dos volutas laterales, en cuyo centro son representadas dos llaves cruzadas que hacen alusión a San Pedro, primer vicario de Cristo en la Tierra y portado de las llaves del Cielo. La temática del retablo estaría relacionada con la Salvación del Mundo a traveś de la venida de Jesucristo.

 

Categoría: