Voy a recomendaros que hagais una pequeña escapadita al Bierzo. Podeis seguir el Camino de Santiago y comenzar por Foncebadón, haciendo una parada para tirar una piedra en la Cruz de Ferro como un peregrino más (os dareís cuenta de que es dificil encontrar piedras cerca).

Las ciudades medievales eran tan variadas como las actuales, pero tenían también rasgos comunes. La mayoría estaban protegidas por murallas de piedra que se cerraban por la noche.Las casas se apiñaban en su interior a lo largo de estrechas calles y plazas pequeñas, donde se celebraba el mercado.

Páginas